viernes, 13 de diciembre de 2013

CÓMO EVITAR Y TRATAR LAS SECUELAS QUE DEJAN LOS ANGIOMAS DE LA INFANCIA

Todavía se sigue arrastrando la hipótesis falsa de que los hemangiomas infantiles desaparecen completamente y por lo tanto no hay que hacer nada. En las publicaciones anglosajonas se recoge esta idea con la expresión “wait and see”. Esta recomendación se sigue viendo escrita por desgracia en numerosos manuales de pediatría de todo el mundo. La realidad es muy distinta. Hoy se sabe que alrededor de un 50% de los hemangiomas dejan secuelas. Como siempre ocurre en medicina, cada caso es diferente: no hay enfermedades sino enfermos. No se puede por lo tanto generalizar ni por un extremo ni por otro: ni todos los hemangiomas dejan secuelas ni todos involucionan o desaparecen completamente. Lo ideal: que cada niño con un hemangioma lo evalúe cuanto antes un experto en la materia.
A continuación enumero algunas de las secuelas que más frecuentemente vemos en la consulta y los tratamientos que disponemos para intentar resolverlas o mejorarlas: