martes, 28 de septiembre de 2010

¿Es un angioma algo estético o cosmético?

Si consultamos un libro de dermatología o medicina general y buscamos la palabra angioma (hemangioma), la definición más frecuentemente encontrada es: "tumor vascular más frecuente de la edad pediátrica compuesto por numerosos vasos sanguí­neos de tipo capilar".

¿Un tumor vascular puede considerarse algo cosmético o estético? La respuesta es obvia: no. Los hemangiomas infantiles son tumores porque crecen y sus células se replican a gran velocidad; pero es un tumor peculiar porque, además de ser benigno, tiende a desaparecer de forma espontánea en aproximadamente la mitad de los casos. Quizás por este motivo algunas personas pueden considerar que es algo estético. Sin embargo la desaparición del hemangioma no es completa en más de la mitad de los casos y además, cuando se produce, puede observarse tras varios años de espera. ¿Tiene sentido esperar a que el niño tenga 7 - 10 años para ver si el hemangioma desaparece o no? No parece la actitud más acertada. También hay que tener en cuenta que algunos hemangiomas tienen complicaciones serias como ulceración, sangrado, crecimiento extenso que llega a deformar la cara y otras zonas del cuerpo, etc... así­ como repercusiones psicológicas importantes en quien lo padece y sus familiares. Por todo ello la actitud que hay que tener es activa y tratar de eliminarlos o mejorarlos lo antes posible. Un hemangioma no es por tanto un problema estético.

lunes, 19 de abril de 2010

SE CONFIRMA EN MÁS ESTUDIOS LA EFICACIA DE PROPRANOLOL EN ANGIOMAS

Desde la primera notificación de la eficacia de propranolol en el tratamiento de los hemangiomas en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, en julio de 2008, se han ido publicando en todo el mundo casos aislados de pacientes con respuestas similares. Recientemente se ha publicado en la revista British Journal of Dermatology una serie más amplia de pacientes. Un total de 30 niños con hemangiomas fueron tratados con esta medicación, todos ellos con resultados muy satisfactorios. La mejoría clínica se empezó a ver en la mayoría de los casos desde la primera semana de tratamiento. Esta respuesta fue aún más rápida en los casos de hemangiomas que afectaban a la vía aérea, observándose una desaparición del estridor en las primeras 24-48 horas tras iniciar el tratamiento. De hecho, gracias a la administración de propranolol, no fue necesaria la realización de una traqueotomía que estaba programada. Otro dato interesante mencionado en este estudio es la buena respuesta a la toma de propranolol en pacientes que no estaban mejorando a pesar de estar recibiendo tratamiento con corticoides orales. Finalmente, un dato muy importante reflejado en esta publicación es la ausencia de efectos secundarios a esta medicación y la buena tolerancia en todos los pacientes. El propranolol muy probablemente será en un futuro próximo el tratamiento de elección de los hemangiomas.

martes, 2 de febrero de 2010

Consulte rápido si su hijo o hija tiene un angioma

Los hemangiomas infantiles aparecen habitualmente entre la segunda y cuarta semana tras el nacimiento aunque también se pueden ver desde el primer día. Al principio son pequeños pero pueden adquirir grandes dimensiones. Es muy difícil de saber qué hemangiomas van a experimentar un crecimiento exagerado y cuáles van a dar complicaciones. La clave del éxito en el tratamiento está en una actuación temprana. Muchas veces los pacientes llegan tarde al especialista y las opciones terapéuticas se reducen así como los resultados. Si la lesión es plana puede tratarse muchas veces con el láser. Si crece rápido o desfigura la cara puede requerir tratamiento farmacológico como corticoides o más recientemente con propranolol.

Los hemangiomas segmentales, aquellos que ocupan extensiones amplias de la cara o de una extremidad, requieren una particular atención ya que tiene más riesgo de complicaciones como la ulceración. Si se ulcera un hemangioma dejará invariablemente una cicatriz permanente que luego habrá que intentar mejorar tratándola con otros láseres o a veces con cirugía. ¡Hay que llegar antes! Desde la Unidad de Angiomas de la Clínica Ruber queremos compartir un artículo publicado sobre un caso de hemangioma segmental en una extremidad en la revista de Pediatría Rural y Extrahospitalaria. Todos nuestros esfuerzos van dirigidos a impartir formación tanto a los padres como a diferentes especialistas sobre estas lesiones vasculares, con el único deseo de conseguir los mejores resultados para estos niños. Nuestro objetivo es que a los 3 años, cuando empiecen el colegio, se les note el hemangioma o las secuelas que a veces dejan lo menos posible.




Si quiere leer el artículo del Dr. Sánchez-Carpintero sobre un caso clínico pinche aquí.