lunes, 12 de octubre de 2009

¿Es útil el láser en los angiomas o hemangiomas?

El tratamiento con láser en los hemangiomas es eficaz. El modelo más utilizado se conoce como láser colorante pulsado y es considerado como el "gold standard" para el tratamiento de las lesiones vasculares en la edad infantil. Es un procedimiento seguro con pocos efectos secundarios. Existe otro láser llamado Neodimio: YAG que también es eficaz pero que tiene más probabilidad de producir efectos indeseables como el desarrollo de cicatrices. Tiene la ventaja, respecto al láser colorante pulsado, de penetrar más en la piel y por tanto puede eliminar vasos más profundos. Se pueden usar a veces ambos láseres de forma conjunta.


La respuesta del hemangioma al láser colorante pulsado varia en función de la fase en la que se encuentre. En la fase proliferativa la respuesta es más variable. Aunque se ha señalado que la aplicación temprana del láser puede detener el desarrollo de la fase proliferativa este hecho no siempre se observa. En general los hemangiomas superficiales responden satisfactoriamente. También responden muy bien al láser los hemangiomas ulcerados, complicación que se resuelve muchas veces con la aplicación de una o dos sesiones.


Durante la fase de involución la administración del láser tiene su indicación precisa para la eliminación de las telangiectasias residuales o para eliminar parte del hemangioma que no ha involucionado. En nuestra experiencia los hemangiomas en estas situaciones mejoran sustancialmente. Para tratar otras secuelas como cicatrices secundarias a la ulceración previa, la atrofia de la piel o las alteraciones en la textura cutánea, se pueden usar los láseres empleados en las técnicas de rejuvenecimiento.


La respuesta al láser en edades tempranas puede ser en ocasiones muy satisfactoria. Recomendamos una valoración lo antes posible con un especialista de láser para que determine el momento más oportuno para empezar con dicho tratamiento. Dependiendo del tipo de lesión vascular el número de sesiones será variable. Los hemangiomas suelen requerir menos sesiones que la mancha en vino de Oporto o angioma plano. En lactantes y en muchos casos durante la infancia, dependiendo de la extensión y localización de la lesión, es necesario aplicar el láser bajo anestesia (sedación) ya que es un procedimiento doloroso. Estos procedimientos no requieren ingreso hospitalario y la recuperación es muy rápida.

viernes, 9 de octubre de 2009

¿Cuándo tratar un angioma o hemangioma? ¿Propranolol o corticoides?

Antes de decidir qué tratamiento debe usarse hay que plantearse primero si debe tratarse ese hemangioma concreto o bien es aconsejable esperar. El tratamiento de los hemangiomas difiere en función de la fase evolutiva en que se encuentre. Como idea básica, el tratamiento precoz en la fase proliferativa del hemangioma es clave, ya que podemos evitar el desarrollo de complicaciones que se derivan de la evolución propia del hemangioma, como pueden ser las ulceraciones o la destrucción de estructuras cartilaginosas y también, en algunos casos, frenar de alguna forma el crecimiento. Aconsejamos por tanto acudir a un especialista de hemangiomas lo antes posible.



La fase proliferativa se caracteriza por el crecimiento del hemangioma durante el primer año de vida, presentando un color rojo intenso en los primeros meses en los casos en los que exista afectación superficial o compuesta. Cuando tiene cierto volumen, especialmente los hemangiomas profundos, se puede objetivar a la palpación una consistencia más firme y un aumento de la temperatura local.




Existe unanimidad en que hay que tener una actitud activa en el tratamiento de los hemangiomas en la fase proliferativa cuando estos afectan a la visión o existe riesgo de comprometerla, en los hemangiomas viscerales que comprometen la vida, los hemangiomas de rápido crecimiento que distorsionan la anatomía de la cara, aquellos que previsiblemente se resolverán de forma parcial con secuelas evidentes, los hemangiomas que afectan la vía aérea y finalmente, aquellos que causen fallo cardiaco congestivo como consecuencia de su tamaño y alto flujo.




Sin embargo, existe una gran disparidad de criterios en relación con el tratamiento de los hemangiomas no complicados. El enfoque actual está experimentando un cambio hacia una actitud terapéutica más activa si bien aun permanece la postura de "esperar y ver" en muchos casos. Esta decisión puede estar justificada debido al carácter benigno y a la tendencia natural de estas lesiones a la involución espontánea. Sin embargo, un porcentaje elevado de pacientes requerirá algún tipo de intervención al finalizar el periodo de involución, consecuencia de una regresión incompleta de la lesión. La dificultad para predecir en cada caso particular la duración del periodo de involución así como el grado que alcanzará, puede justificar adoptar una actitud activa en edades tempranas.



Como regla general, el tratamiento en cada caso deberá establecerse de forma individualizada valorando el tamaño y localización del hemangioma, complicaciones asociadas, fase evolutiva, edad, respuesta a tratamientos previos, compromiso con otros órganos y factores psicológicos, tanto en el propio paciente como del entorno familiar.




Los corticoides orales son hasta ahora el tratamiento de elección en hemangiomas que comprometen estructuras vitales o interfieren con funciones básicas como la visión, la respiración, la alimentación o la movilidad. También se consideran candidatos para este tratamiento los pacientes con lesiones de gran tamaño que distorsionan la imagen corporal o se asocian a algún tipo de complicación, como la ulceración o el sangrado crónico. Sin embargo las complicaciones con esta medicación son numerosas, la respuesta clínica variable y los tratamientos muy largos.






Desde que se publicó el artículo en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine en junio de 2008 en el que se constataba una respuesta clínica muy satisfactoria con el uso de propranolol en niños con hemangiomas se han sucedido numerosas comunicaciones en diferentes congresos nacionales e internacionales, con similares hallazgos.






El propranolol es un fármaco que pertenece al grupo de los beta-bloqueantes. Aún está por determinar si este fármaco es realmente eficaz en todos los casos, si es seguro en la edad infantil así como la duración y dosis que debe tomarse. Los resultados preliminares son muy prometedores. Hasta la fecha no se han detectado, que nos conste, efectos secundarios en ninguno de los pacientes tratados. Aunque su uso no está aprobado se puede plantear como opción terapéutica como fármaco de uso compasivo. La experiencia hasta el momento está siendo tan buena que en muchos casos se plantea como primera opción de tratamiento, antes que los corticoides orales. En nuestra experiencia los resultados hasta la fecha están siendo muy satisfactorios. Para saber si su hijo puede tratarse con esta medicación le aconsejamos que acuda a un centro que cuente con experiencia suficiente sobre el tratamiento de estas enfermedades vasculares.

miércoles, 7 de octubre de 2009

¿Qué tiene mi hijo: angioma, hemangioma, angioma plano, angioma cavernoso, mancha en vino de Oporto?

Existe mucha confusión terminológica con las lesiones vasculares que aparecen en la piel. Con frecuencia se denominan globalmente a muchas de ellas con el nombre incorrecto de "angiomas". El término angioma se utiliza a veces para designar al hemangioma infantil, un tumor vascular, y también se utiliza para nombrar a la mancha en vino de Oporto, un tipo de malformación vascular que nada tiene que ver con los hemangiomas. A esta última se le llama incorrectamente "angioma plano".

La sociedad internacional ISSVA (International Society for the Study of Vascular Anomalies), que reúne bianualmente a diferentes especialistas que trabajan en este campo, en el año 1996, estableció una clasificación de las lesiones vasculares para que los médicos usemos la misma terminología. Esta clasificación divide a las lesiones vasculares en dos grandes grupos: los hemangiomas infantiles y las malformaciones vasculares.

Los hemangiomas infantiles son tumores vasculares benignos que generalmente aparecen a partir de la segunda semana del nacimiento, crecen durante el primer año de vida y desaparecen en un porcentaje variable, de forma espontánea, a lo largo de la infancia. A veces están desde el nacimiento. Tienen un color rojo llamativo, suelen ser abultados y se localizan muy frecuentemente en la cabeza. El empleo de los términos "hemangioma en fresa" o "hemangioma capilar" para designar a los hemangiomas supeficiales o el término "hemangioma cavernoso" para referirse a los profundos deben evitarse. Además esta terminología es antigua y sobre todo fuente de confusión. Algunos especialistas utilizan erróneamente por ejemplo el término hemangioma cavernoso para designar a las malformaciones venosas.





Por otro lado están las malformaciones vasculares que, aunque están presentes desde el nacimiento, no suelen manifestarse clínicamente (salvo la mancha en vino de Oporto) hasta años posteriores. Existen diferentes tipos de malformaciones vasculares dependiendo del origen del vaso que las constituye. Así, se pueden citar las malformaciones venulares, conocidas más frecuentemente con el nombre de "manchas en vino de Oporto", las venosas, las arteriales, las linfáticas o una mezcla de ellas (mixtas) como ocurre en el Síndrome de Klippel Trenaunay. La principal diferencia entre ambos grupos radica en su evolución clínica natural. Los hemangiomas presentan una fase de proliferación y después involucionan de forma espontánea, mientras que las malformaciones vasculares no proliferan ni involucionan, empeorando habitualmente a lo largo de los años.

martes, 6 de octubre de 2009

Condiciones de acceso y uso al blog

El contenido de http://www.sanchezcarpinterodermatologo.blogspot.com/ es propiedad del Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad. Este Blog se crea con la finalidad principal de divulgar, informar y analizar las principales novedades científicas en el tratamiento de los angiomas y hemangiomas.

http://www.sanchezcarpinterodermatologo.blogspot.com/ tiene un carácter libre y gratuito para los usuarios. Los Términos y Condiciones generales que se establecen, regulan el uso de este Blog. La utilización de este blog le atribuye la condición de usuario y determina expresamente la aceptación plena y sin reservas de todos y cada uno de los Términos y Condiciones de Uso dispuestos. Como consecuencia, el usuario debe leer atentamente los Términos y Condiciones en cada una de las ocasiones en que se proponga acceder al presente Blog.

Se establece además que los Términos y Condiciones podrán ser modificados en todo o en parte por el Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad, y dichos cambios e implementación tendrán vigencia a partir del momento mismo en que sean publicados o insertados en esta Web Site.

CONDICIONES DE ACCESO Y USO

El Usuario de este Blog se compromete a hacer un uso de esta página única y exclusivamente para actividades lícitas y a comportarse de acuerdo con los fines, términos y condiciones aquí establecidas. Por lo tanto, Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad se reserva el derecho de retirar cualquier comentario con fines o efectos ilícitos, ilegales, contrarios a lo establecido en las presentes Condiciones Generales, a la buena fe y al orden público, lesivos de los derechos e intereses de terceros, o que de cualquier forma puedan resultar ofensivos en sentido amplio.

Si un usuario o tercero, considera que algún comentario publicado en el Blog o alguno de sus enlaces son ilícitos o tienen las características establecidas en el párrafo anterior deberán comunicarlo en la mayor brevedad posible a la dirección consignada al principio del presente aviso legal para proceder a su retirada.

El usuario se obliga a usar los Contenidos de una forma lícita en general y, en particular, se compromete a abstenerse de (a) utilizar los Contenidos de forma, con fines o efectos contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público, (b) reproducir o copiar, distribuir, transformar o modificar los Contenidos, (c) emplear los Contenidos con fines económicos, venta directa o con cualquier otra clase de finalidad, o divulgar de cualquier modo dicha información, sin previo consentimiento del Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad.

EXCLUSIÓN DE RESPONSABILIDAD

http://www.sanchezcarpinterodermatologo.blogspot.com/ no se responsabiliza por los daños y perjuicios que pudieran ocasionarse mediante el uso de la información provista por medio del servicio. Asimismo, no se responsabilizará por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la presencia de virus o a la presencia de otros elementos en los contenidos que puedan producir alteraciones en el sistema informático, programas o documentos electrónicos de los usuarios.

PROTECCIÓN DE DATOS

Todos los datos personales que los usuarios aporten serán tratados con la máxima confidencialidad cumpliendo con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, del 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. El Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad, informa a los usuarios que en el caso de que aporten datos personales a través del Blog, estos serán incorporados de forma temporal en el fichero automatizado, cuyo responsable y titular es el Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad, y cuya finalidad es contestar a las consultas efectuadas, entendiendo que el envío de dichos datos implica su consentimiento para llevar a cabo dicho tratamiento. Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en relación a sus datos personales y al tratamiento de los mismos, dirigiendo un escrito al Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad, C/ Maldonado nº50 28006 - Madrid - Ref: Datos.

Los usuarios responderán en cualquier caso, de la veracidad de los datos facilitados, reservándose la Entidad el derecho a excluir a todo usuario que haya facilitado datos falsos o erróneos, sin perjuicio de las demás acciones que procedan en Derecho.

La presente Política de Privacidad puede ser modificada atendiendo escrupulosamente tanto a posibles cambios legislativos que se produzcan, como a las directrices emanadas de la Agencia Española de Protección de Datos.

PROPIEDAD INTELECTUAL

Se entenderá por contenidos a todas las informaciones, gráficos, dibujos, diseños, documentos, nombres, marcas, fotografías y, en general, cualquier clase de material accesible a través del Blog. Dichos contenidos están protegidos por la legislación vigente en materia de propiedad intelectual. Se prohibe expresamente la copia, modificación, reproducción, descarga, transmisión, distribución o transformación de los contenidos del Blog, sin la previa autorización expresa del titular de los correspondientes derechos.

El acceso a la Web Site no presupone la adquisición por parte de los usuarios de derecho de propiedad sobre los contenidos que figuran en el mismo.

LEY Y JURISDICCIÓN APLICABLE

Las presentes Condiciones de este aviso legales se rigen por las Leyes españolas. Cualquier discrepancia o conflicto en relación con el Sitio Web se sustanciará ante la jurisdicción española, sometiéndose las partes a la Jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de la Ciudad de Madrid y sus superiores jerárquicos, con expresa renuncia a sus fueros si lo tuvieren y fueran diferentes de los reseñados. Publicado por Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad, Dermatólogo de la Unidad de Dermatología de la Clínica Ruber y de la Clínica Dermatológica Internacional.